Azteca

Los mexicas, no fueron la cultura madre de la región que hoy es México, si acaso la más emblemática en parte por el encuentro dramático con los españoles, así como tampoco lo que hoy forma nuestro país se origina de los mexicas. Es mucho, muy, bastante más complejo que eso.

Una cultura nace de otra, se fusiona a una mas y/o se desprende de una distinta, así pasamos por los Olmecas, los Teotihuacanos, los toltecas etc. Hasta llegar a lo que somos hoy. Lo imagino como cuando gotas de agua en el suelo se van juntando a otras y desprendiéndose de una más hasta formar un charco o bien, deshacer uno.

templo mayor

Cuando leí, mi primera novela de manera consciente y voluntaria por desgracia ya no era un chicuelo,  estuvo frente a mi mucho tiempo y peor aún, la habían leído mis padres. De hecho estábamos comiendo en la mesa cuando en televisión un novelista hacia propaganda de su obra más reciente que hablaba sobre la historia de México, a lo que mi familia “agarro cuerda” y tomamos el tema como sobremesa contando anécdotas de la escuela, mitos urbanos y uno que otro recuerdo en palabras de los abuelos; estábamos bien metidos en la plática cuando papá como autentico soberano monárquico absolutista toma la palabra y directo a mi me dice: – Hijo, pues a ti que te gusta leer tanto, ¿por qué no lees el (libro) “Azteca”?- Sentí un balde de agua fría, ¿De dónde decía con tanta seguridad que mi me gustaba leer?  Me imagino que puse cara de gato asustado porque se hizo un silencio y papá remato aludiendo a todos los libros de la facultad que usaba para estudiar. Y justo allí, en ese momento, con esas palabras, una cascada de obviedades me escurrió desde mi diminuta frente hasta los pies, cómo era posible que leyera textos por tarea y nunca lo hubiera hecho por gusto propio.

Ese libro, cuando mis hermanos y yo lo veíamos en manos de papá o mamá nos parecía terrorífico, tenia finta de diccionario; con las hojas viejas, amarillentas y de letras pequeñas, parece que llego a la casa porque se lo prestaron a papá, algo curioso. Narra la vida de principio a fin de un mexica que nació antes de la llegada de los españoles y murió cuando ellos comenzaban a organizar lo que sería la Nueva España. Por encargo del rey, los “padrecitos” juntaron a los más viejos de los sobrevivientes para cuestionarlos sobre sus anteriores estilos de vida y allí estaba este personaje, Tiléctic-Mixtli (o Nube Obscura) el protagonista que además de que vivió una vida muy caótica tenía una forma de contar las cosas un tanto sarcástica, directa y honesta.

El libro lo tiene todo, suspenso, intriga y humor. Me enamore de él a la primera pagina, lo llevaba a todas partes y no era fácil cargar tamaño “ladrillo”. Lo escribió Gary Jennings, un profesor gringo que al parecer era auto didacta; vivió unos 10 años en México para reunir información y publicarlo; cuando termine el libro tenía muchas ganas de preguntarle qué tanto del libro era ficción y qué real, ya había muerto para entonces, así pase de un libro a otro y luego a otro, para darme cuenta que coincidía con muchos estudios arqueológicos.

 Recuerdo esa sensación de leer la última línea, la recuerdo porque la sigo teniendo con cualquier libro independientemente de si me gusta o no, si es novela o no, si es histórico o no.

Los invito a tomar el valor de cargarlo, leerlo y a compartirme sus impresiones; seguro habrá mucho de que dialogar; lo curioso es que así como llego, así se fue, lo preste y jamás regreso, me imagino que quienes lo leímos tenemos ganas de seguir compartiéndolo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s