Meditación y superconciencia

Martes, 21 de enero de 2014. Por Marcos Nahum

Creo que la mente humana es una gran bendición, pero cuando las ideas sobrepasan la voluntad empiezan serios problemas personales. O al menos, eso me ocurrió a mí. Luego de un trabajo terapéutico empezó a interesarme la meditación; antes la sola palabra me parecía aburrida… y valla que no es así. Comencé a buscar en la red y encontré algunos sitios donde se practicaba este ejercicio, luego en una feria de libros me encontré a unos personajes muy pintorescos ofreciendo libros a cambio de una módica cantidad, atraído por la oferta hojeé los textos y uno traía el título: Meditación y superconciencia. De niño y adolecente fui seguidor de caricaturas y “comics” donde los superhéroes gozaban de destrezas que nacían de su conexión con el universo, el cosmos o la energía omnipresente, así que el título no me pareció muy fuera de lo común y compre ese y otros libros por unos cuantos pesos.

Es un pequeño libro, parece folleto y me anime a leerlo un día que mi carro estuvo en el “hospital”, aproveche las vueltas en camión y lo leí rápido. El texto reúne algunas explicaciones de a otro manuscrito, algo así como un resumen y fue desmenuzado por  Bhaktivedanta Swami Prabhupada, un nombre algo difícil de pronunciar. En el habla de la meditación como un ejercicio sumamente dinámico, da la impresión de ser ritualista pero va más allá, pues cada cosa tiene su función, a diferencia de los rituales simbólicos. Le llama “yoga” y hace hincapié en la diferencia con los ejercicios de calistenia muy de moda en videos o salas de gimnasio. Además de ser muy interesante el libro es muy sencillo, si bien los nombres son algo complejos, pronto la lectura se acostumbra.

incienso

Hubo una situación que me dio muchos giros de ese libro, una invitación de ver a Dios no solo como un creador, si no como un hijo, un amigo, un amante, etc… un Dios viviente. Luego al final y mientras lo leía no fue muy grato darme cuenta que en efecto el poder mantener una mente sin perturbaciones es muy difícil pero algo muy reconfortante fue encontrar  que eso es parte de la naturaleza humana, de la vida misma y se puede vivir con ello.

Anuncios

2 Comments

  1. Hola Marcos.

    Creo que la meditación es todo un campo por explorar. Yo lo aprendí de la mano del P. Alfonso del Bosque, y de su guía para la oración de San Juan de la Cruz y Santa Teresita del Niño Jesús con su diario donde explica cómo convirtió su vida en oración y cómo la meditación le ayudó.

    Éxito en ésta asombrosa y díficil aventura.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s