El gran león de Dios

Estaba en la cabina de radio preparándome para la emisión de esa noche. Un alumno monitoreaba  los controles de transmisión y audio. Me pregunto de qué trataba mi programa y le dije que de historia. Sin más preámbulos dijo: — ¡qué bien!, a ver si usted me puede decir por qué siempre ponen a la gente de antes como personas perfectas…

5104011963_05f3df4c8dLa historia me apasiona, los cuentos, las leyendas, los mitos. El ser humano queda impactado ante la vida y la comparte ante sus semejantes. Utiliza todo lo que tiene a su alcance, sus sentidos, ideas y ahora hasta la realidad virtual, seguramente no hemos visto aun el límite de nuestro potencial. En ese afán por compartir la literatura quizá sea el primer eslabón del arte, donde la palabra hace realidad cada vez que se relata, se escribe o se lee un acontecimiento. Los hombres que habitan esos momentos quedan en la inmortalidad. Nunca ha sido mi intención descubrir el hilo negro. Lo que si me agrada es ver al ser humano en su perspectiva mortal, imperfecta y maravillosa. fue por eso que me enamore de la lectura histórica, de novelas, de la literatura. Hay quienes dicen que existe la novela histórica, algo así como una novela hecha con personajes reales o basada en hechos reales que los autores utilizan para acercarnos a una visión de cómo ocurrieron las cosas, de cómo se comportaron algunos personajes, que fue lo que pudo haber ocurrido. Conjeturas, que si están de la mano con un trabajo de investigación ofrecen un manjar delicioso para la imaginación y el conocimiento del humano mismo.

Taylor Caldwell, es una novelista de personajes bíblicos. Escribió un libro donde aborda la vida de Pablo de Tarso, mejor conocido como el apóstol San Pablo: El gran león de Dios. Un judío que tras una revelación divina cambio radicalmente su vida, aparentemente, pues, antes era considerado un fariseo cruento que perseguía a los primeros seguidores del Cristo resucitado. Y digo aparentemente, ya que a lo largo del texto puede verse una personalidad que poco a poco germinaba su carácter, que encontró en esa visión mística una explosión de auto comprensión, conocimiento y esperanza propia. No es difícil imaginarlo escribiendo aquellas epístolas que hoy se encuentran en la Biblia Cristiana. Me parece bello romper el mármol de las figuras emblemáticas de la humanidad para encontrar que son de carne y hueso, que fueron seres vivientes con luces y sombras.

Obviamente, no pude contestarle nada sensato a aquel alumno de los controles de audio. Y no podía porque yo mismo carezco de respuestas, lo único que podía compartirle era lo mismo que hago: leer, interesarme y cuestionar. Estoy convencido que si no encuentra las respuestas, seguro encuentra un fascinante hábito lleno de placer y belleza… la lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s