Recuerdos del porvenir

Tuve un maestro en la facultad tan desagradable que ni siquiera me inspiraba confrontar su manera de presentar la clase. Otros, en cambio, parecía que estábamos colocados en una órbita de colisión planetaria, para mi desgracia ellos tenían la minuta de calificaciones en las manos. Ser maestro no es fácil, se necesita además de conocimientos dominados en la materia, pericia y habilidades para desarrollarse en público. El amor al conocimiento es básico y regularmente, esos maestros que lo poseen, que lo encuentran, terminan por sembrarlo en los alumnos.

6142281764_550c8aa0f5Cuando comencé a buscar el libro de “Recuerdos del porvenir”, me encontré en la red unas fotografías de una hermosa mujer adjuntas a críticas literarias que aderezan su trabajo de manera positiva, inteligente y extraordinaria. Honestamente, encuentro que las palabras escritas por una mujer son cautivadoras y llenas de misterio, lo digo con conocimiento de causa, por ejemplo,  mi esposa suele envolverme en textos que no puedo describir, son profundos y cotidianos al mismo tiempo, y eso que no tiene la afición de escribir tan arraigada, yo digo que lo hace por ser mujer. Una cualidad innata. Helena Garro, escribió en 1963, una novela que los especialistas la colocan en el género de “realismo mágico”. Ubicada en el contexto de la guerra cristera del México revolucionario, narra los acontecimientos que giran en torno a Isabel y su romance con el General Francisco Rosas. El libro atrapa, envuelve y explota. La manera en que se va hilando la historia permite imaginar que puede pasar de todo y describir la masculinidad del hombre en sus dimensiones férreas y frágiles al mismo tiempo, algo que creo, solo una mujer puede hacer.

Llegue a este libro gracias a un maestro de la licenciatura, curiosamente él nos impartía la materia de matemáticas aplicadas a finanzas y sus clases, bien tengo en mi mente eran descriptivas, explicativas y sencillas, nos llevaba a un lenguaje alterno, real y humano. Luego, de un tiempo coincidimos y me invito a un club de lectura donde propusieron este texto y fue maravilloso. Justo allí, comenzó una cosquilla lenta y tenue de conocer la poesía.

El libro cuenta, como ya lo dije, con la aceptación y realce de estudiosos y amantes de la buena literatura, pero todo eso es basura a un lado de la historia, lo mejor no son sus críticos, si no darse la oportunidad de leerlo y escapar a un mundo mágico, vivirlo… leerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s