Sushi

¿A quién le gusta el sushi? Lo pregunto porque en “gustos se rompen géneros”. En centrito Valle, un lugar ampliamente conocido en la región por su vida nocturna de discotecas y restaurantes, se encuentra un pequeño puestecillo de sushi. La magia es que lo preparan todo frente a tus ojos y paladar.

9087158722_33297df7b0_bInspirado por el diestro cocinero, me embarque en la aventura de conocer al menos un poco de ese suculento platillo. Y lo mejor que se me ocurrió fue buscar un libro que hablara de sushi y lo encentré. James Goodman escribió un pequeño libro y lo título: Sushi (quizá por esa razón no me fue difícil encontrarlo), en el habla de los orígenes del platillo, beneficios para la salud y formas en las que se preparan las versiones más populares de este singular alimento. Aquí se remonta al siglo II de nuestra era en china, donde se utilizaba el arroz como parte de un proceso de preparación para  el pescado, nada más. Con el paso del tiempo, éste también paso a formar parte del platillo. Ha evolucionado desde entonces en muchos aspectos, por ejemplo la forma de presentarse ante la sociedad, la manera de consumirlo y los lugares donde se podía encontrar, se puede decir que era un alimento “del pueblo y para el pueblo” y hoy lo podemos encontrar en restaurantes de etiqueta. Se recomienda acompañarlo con una  bebida, ya sea té verde, sake, cerveza o vino blanco, pera la verdad es que uno puede disfrutarlo con lo que quiera, yo pedí una soda bien fría y me supo delicioso, de hecho, me anime a prepararlo y una noche intente hacer el platillo. Con todos los ingredientes seleccionados y listos, puse “manos a la obra”. Nervioso y emocionado seguí los pasos de las recetas y en algunos aspectos que no entendía fui improvisando. No fue sencillo ni encontrar los utensilios ni el proceso de elaboración, pero esto fue más por mi expectación que por otra cosa, porque hoy en día en cualquier súper mercado se encuentra todo a la mano y de la receta, quien este habituado a la cocina, se dará cuenta que no es tan complejo prepararlo. Yo no lo estoy, así que… pero bueno, al final frente a mis rollos primogénitos de sushi, pase a servirlos a la mesa… allí reafirme que el amor de la familia no tiene límites, pues supuestamente a todos les encanto, claro que también todos tuvieron aportaciones: “le falto mas pescado”, “este salió muy grande” o “poco a poco agarraras mas practica Marcos”… pero les encanto…

Pienso que la cocina y los alimentos son un punto de comunión muy básico, ancestral y emotivo en el ser humano. Creo que vale la pena dedicarle un poco de atención personal. Tal vez con la lectura pasa algo similar, porque son actividades tan añejas en la humanidad que nos conectan con algo muy sencillo, intimo y ambos, nos brindan… vitalidad.

Anuncios

2 Comments

  1. Ojala y tenga la oportunidad de probar esos rollos que a estas fechas ya deben estar perfeccionados saludos y bone apetite

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s