La historiadora

En la solapa de la portada, a letras blancas, el libro nos presenta a la autora. Una imagen a blanco y negro detalla a una mujer de ojos grandes y penetrantes recargada en lo que parece un diván. En su mano izquierda reposa su rostro, resalta una argolla matrimonial. Luego de diez años de investigación escribió su primera novela, que se basa en una antigua leyenda obscura, sangrienta y gótica… Drácula…

4510815858_db8bc6730f_oEn 1972 nace es el punto de partida de una narración que va desenterrando un hilo negro, añejo y con olor a muerte. El tiempo pronto se convierte en un traspapeleo de investigaciones documentales, de campo o conjeturas. Helen, hurgando en el escritorio de su padre encuentra una tétrica carta de herencia; no es fortuna ni tesoros, mucho menos bendiciones. Es el conocimiento que puede salvar la vida al lector o mínimo mantener la esperanza a quien sea que la lea. No es una carta de conjuras, son los aportes de años de búsqueda y búsqueda. Intentará desde entonces, la joven de diecisiete años,  viajar a cada uno de los continuos traslados de su padre, que labora en un departamento de las Naciones Unidas, viajes con máscara de diplomacia. De Estambul a Rumania y luego a Bulgaria. Parece que no tienen fin. Bibliotecas, dichos urbanos o canciones, todo puede dar una pista, la vida está en juego o la muerte…

De una manera inteligente, enigmática y por demás envolvente, este libro desentraña los más viejos hilos que han formado la leyenda de Vlad Tapes, el Empalador, el llamado Conde Drácula, el muerto viviente. Los mitos son reflejo de la vida humana, una gota de lo que el ser humano tiene el poder de hacer, una metáfora de la realidad.

No menosprecio ninguna novela por más absurda que parezca, quizá no me gusten algunos textos, pero no se trata de calificar, sino de disfrutar, pues creo hay un momento para toda literatura, ésta no es una historia más de vampiros. Elizabeth Kostova en “La Historiadora” hace un minucioso desarrollo de una leyenda que sigue creciendo aun en nuestros días. Es un hilo más. Que vive. Que muere. Claro, que por ello dejo a un lado mi percepción propia: es devoradora…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s