El encantador de perros

monchoLa verdad es que aun no he encontrado una obra que me inspire a decir “éste libro cambio mi vida”. Creo que la lectura se mescla en la vida del lector tanto como el mismo aire. Sin embargo, hoy quiero hablarles de un libro que si cambio mi relación con un ser tan lleno de amor, fuerza y dinamismo que mi vida si cambio.

Ese libro salió a tema en una sesión de terapia psicología (es curioso como ahora que lo escribo, allí han salido nombres de muy buenos textos). Y eso sucedió, porque decidí unir a mi vida la compañía de un hermoso perro. Claro, que hubo muchas objeciones en mi casa, no existía la confianza en que yo pudiera hacerme cargo del mantenimiento del animal y su área de estar. La verdad, la desconfianza tenía bases, creo que era eso lo que muy en el fondo me impulsaba a tener un perro. Un cachorro es como un imán de atenciones, mimos y cuidados, pero eso dura un par de semanas. Luego, no solo no inspira nada de eso, si no que es hasta agobiante proporcionar los cuidados básicos, no digo mimos, si no lo más elemental; dejan de ser esa “ternurita, bola de pelos” para convertirse en esa “bestia, rompelotodo”. Entonces, aparece el nombre del libro: “El encantador de perros” de Cesar Millán. Famoso por sus programas en donde recita esa famosa frase: “Rehabilito perros, adiestro personas”. Nada más cerca de la realidad, como se dice.

Cada párrafo, me mostraba un mundo alterno al que yo vivía. Una oportunidad de abrirme a una energía que existe y no es parte de las verborreas de chantajistas espiritistas. La energía visceral de vivir. Un constante vivir en presente, aquí y ahora. Millán, utiliza ese espacio para describirse a sí mismo y su relación con los animales. Su historia y lo que ha experimentado. El libro es un testimonio. Creo que por eso me agrado tanto. Pero no es todo, la sencillez, los ejemplos prácticos y su auto confianza fue algo que pude experimentar con nuestro buen perro, Moncho. Y definitivo, no es sencillo, pero si muy divertido.

Foto0114Es un libro que yo recomendaría tener a la mano a todas aquellas personas que viven con un perro o cualquier otro animal domestico. También debo aclarar, que no es un manual para enseñar cabriolas a los canes hogareños, nada de eso, es algo mucho más… es una invitación a entablar una comunicación de manera en que tanto el humano como el perro puedan entenderse. Suena loco, ¿verdad? Pero no lo es.

Me resisto a mencionar ejemplos, pues la idea es promover la lectura no sintetizar el libro, pero aquí va algún detalle. Los perros a diferencia de las personas no prestan su atención en base a lo que ven, escuchan o huelen, ellos lo hacen por medio del olfato, luego los oídos y por último la vista. Así que si usted pretende inculcarle un habito de higiene a su cachorro con un sermón o haciendo la mímica de “levantar la patita” para hacer sus necesidades, usted como yo está perdiendo el tiempo, ja ja ja. Ellos siguen la energía tranquila y serena de su dueño. A mayor tranquilidad, mejor obediencia, pero Cesar Millán explica mejor este y muchos, muchos temas más. Yo solo les comparto, que en nuestra casa, mi esposa y yo, gozamos mucho tener a este bello perro a nuestro lado, porque en ocasiones llegamos a pensar que él tiene una capacidad infinita de dar amor. Eso sí cambia la vida.

Anuncios

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s