Nuevo León: Leyendas norteñas

Entre mis obsesiones no se encuentra la limpieza. Y para muestra éste pequeño libro de pasta blanca adornada con una imagen añeja de dos tipos posando para una fotografía a usanzas del periodo revolucionario, creo yo. No sé quien sean esos sujetos. Lo que sí sé es que ahora los acompaña, en la contra portada, una terrible mancha de grasa que no pude quitar.

Hasta hace poco recibí mi motocicleta y, obvio, rápidamente salí a conducirla. Se me ocurrió que sería buena idea pasear para buscar un lugar donde sentarme y leer un libro. Encontré una cantina en Monterrey, casi media cuadra antes de que se crucen las calles Ocampo y Zaragoza. Entre, pedí una cerveza y a leer.  La típica magia de la lectura comenzó…

Al menos a mí, al momento de leer me siento transportado a otro lugar o tiempo. Y no es “rollo”, lo que pasa es que conforme las palabras del autor pasan por mi mente, mis ideas, sentimientos o sensaciones acompañan al texto. En éste libro, Rafael Olivares Ballesteros reúne historias que han pasado de generación en generación de manera oral, desde la época de la Nueva España hasta relativamente nuestros días, convirtiendo hechos reales en leyendas de la región que enmarca el título: Nuevo León: Leyendas norteñas. Así, todo lo que ocurría a mí alrededor tomo otro matiz, mucho muy diferente al que tendría sin estar leyendo. No digo que de pronto mi motocicleta se transformo en un caballo con frente de lucero o que al entrar todos me vieron como un forajido armado y misterioso o que sentí las vibras de un espíritu hablándome sin que nadie lo escuchara. Lo que si sentí, fue la relevancia de mis actos atreves del tiempo.

Por ejemplo, éste libro. A partir de hoy, solo por escribirlo, éste es especial de entre todos cuantos he conocido, pues, esta bautizado con un emblema imborrable que perdurara por los siglos, que le dirá a las futuras generaciones que un apuesto, aventurero y gallardo santacatarinense salió una noche en busca de un lugar lejano donde poder leer montando en su motocicleta; lo encontró y pago el precio… una horrenda mancha de grasa de motor se impregno para siempre en su libro…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s