El fantasma de Canterville y otros cuentos

Hay días en los que despierto con toda la intención de no hacer nada, quedarme recostado en mi camita, no ir a la oficina y ponerme a pensar en tonteras. Por desgracia esas tonteras terminan por mortificarme, en en el trabajo hay muchos “pendientes” y la cama termina por fastidiarme… así que una  ducha me cae fenomenal.

3388957483_124ca77ab8—¿Y si me quedo leyendo?. Me pregunto a mi mismo mientras miles o millones de gotas de agua caliente chocan contra mi piel. Esa seria una buenisima opción alternativa, tengo una caja de plastico llena de lectura que aun no he leído; creo que debería darle un “bajón” antes de seguir comprando, pero es que en verdad eso es imposible y es que casi siempre un libro me lleva a otro libro. Recuerdo cuando empecé en el ámbito de la lectura las librerías me intimidaban, más aún la gente que circulaba por los pasillos, no se diga los vendedores, yo no era ya un niño y mientras repasaba los bordes de los títulos para elegir alguno, mi inseguridad galopante me atormentaba pensando en que podría exhibir mi ingenuidad, por decir lo menos. Buscaba libros de historia de México, que era el tema con el que me emocionaba en ese entonces, trataba de que fueran novelas para una comprensión más fluida. Hoy que lo veo me doy cuenta cómo lastiman los prejuicios al ser humano o al menos a mi. Me parece gracioso lo que puede pasar en la mente bajo una regadera. En momentos así es como me imagino surgen los grandes cuentos…

Oscar Wilde escribió muchos, de hecho hoy quiero recomendarles un libro donde reúne varios relatos titulado: “El fantasma de Canterville y otros cuentos”, para ser exactos once más. Hay quienes dicen que éste en especial no es un cuento, sino más bien una novela corta, puesto que esta dividida en capítulos y se supone que los cuentos son una lectura concreta, condensada y hecha para leerse en una sola sentada; otros descartan eso ya que la historia narra un solo hecho, las aventuras de sir Simón Canterville y la familia Otis. La verdad es que nada de eso importa para gozar de la historia, a mi me pareció muy divertida, de hecho creo que aún sigue vigente, ya que “los Otis” son una familia americana que adquieren una vieja casona donde habita este fantasma que intenta por muchos medios asustarlos, lo curioso es que esto no sucede sino todo lo contrario. Wilde, en sus textos tuvo la virtud de desenmascarar a la sociedad a través de sus letras, llevar al lector donde puede ver lo contradictorio que resultan ser ellos mismos y no solo eso, sino que en ocasiones arrancarles carcajadas. Para mi este “cuento” habla del choque entre las nuevas generaciones y la anteriores, la continua renovación social.

Mientras siga disfrutando mi oficina y lo que haga en ella creo que dejaré la opción de encallar en mi cama para más adelante, o al menos hasta que encuentre otra opción de llevar sustento a mi casa de una manera honrada (ja ja ja), lo que sí sé es que tendré un libro bajo mi almohada por si llega esa idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s