Stalin. La novela

En una novela, Richard Lourie, hizo un ejercicio interesante para ver la personalidad de un icono que ahora parece el mundo recuerda de nuevo: Iósif Stalin. Como si el mismo político ruso hubiera escrito su propio diario en un texto que llamo: Stalin. La novela.

8396003926_2899e544f1La frase con la que inicia es lapidaria: “León Trotski, intenta matarme”. Dos enemigos a muerte, por un lado Trotski, un intelectual que se unió a Lenin en el momento de la revolución rusa (mucho habría que hablar de ese movimiento y del personaje que fue él); por el otro lado y en el mismo bando Stalin, un hombre sumamente duro y que a la muerte de Lenin no parecía tener una carrera política, sin embargo, se convirtió en el heredero supremo de la revolución, cómo lo hizo, de eso trata la novela. Basado en una extensa investigación, Lourie, tenía a la mano herramientas para jugar a ser Stalin. En primera persona, nos muestra las cavilaciones para tomar tal o cual decisión y llegar a convertirse en el jefe supremo ruso, hechos tan dramáticos como juzgar a muerte a prisioneros por la sencilla razón de sentir antipatía por ellos y muchas cosas mas. Me hubiera gustado que el libro llegara hasta el punto cercano a su muerte, pero no fue así, culmina con los acercamientos entre otro icónico personaje alemán y él, sí, Hitler y Stalin.

Una novela fascinante. Me parece muy gracioso el motivo por el que llegó a mis manos. Tenía poco de haberme “chutado” dos libros de la vida de Napoleón Bonaparte y otro de Porfirio Diaz, me interesaban las personalidades de aquellos jefes de estado; una tarde entre a una tienda de conveniencia, para comprar un refresco antes de transbordar otro camión, recuerdo era una farmacia y por aquellos años se empezaba a poner de moda que también las farmacias vendieran otro tipo de productos como refrescos y productos dignos de una “tiendita de la esquina”, diversificación de productos, le dicen; a la entrada tenían un expendio de libros económicos, “best seller”, me llamo la atención la portada con una fotografía en blanco y negro; lo compre. Transborde y estaba contento porque aprendería de cómo Rusia pasó de ser una monarquía a un estado comunista, tenía en las manos la biografía de el líder del movimiento… momento, esperen… el libro dice Stalin y el iniciador fue Lenin… ¡Chetos, me equivoque! y ni siquiera me compre el refrescooo. Resignado comencé mi lectura… quien diría que al final no me arrepentiría… Así son los libros.

Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s