Cuentos de la selva

5158835474_ab83d5f582No juzgues un libro por su portada, dice un dicho popular, en relación a las apariencias con el contenido. Eso es tan cierto como que la ni obesidad ni la anorexia de un libro tienen algo que ver con una buena historia.

Me refiero a que los buenos textos no son ni largas narraciones o pequeñas. Para todo hay gustos y como también dicen “en gustos se rompen géneros”. Yo realmente no sé aún qué es lo que hace interesante una historia, pero sí sé que he disfrutado libros enormes y otros pequeños, como por ejemplo: “Cuentos de la selva” de Horacio Quiroga. Un librito de unas cien hojas más o menos.

Contiene nueve cuentos y como lo dice también el título, hablan sobre la selva, donde utiliza animales para desarrollar sus narraciones. Es una técnica interesante, puesto que anima y humaniza animales para poder desarrollar algún tema en especifico, claro que esto ya no nos parece nuevo gracias las películas, las imágenes en redes sociales, esas que les llaman “memes” y a otras obras literarias, sin embargo, para el autor, regularmente le presentan herramientas diferentes para poder trabajar en su historia, teniendo en cuenta que si se toma alguna hormiga para la trama, ésta no podrá rugir o ladrar ni maullar, amenos que se aclare el porqué de su comportamiento tan distinto a lo habitual. De allí, que nos resulte tan intrigante usar esta clase de técnica, tanto para el lector como al autor.

IMG_20150304_122101943_HDRQuiroga, fue un notable cuentista Uruguayo de principios del siglo XX, en lo particular encuentro sus narraciones muy actuales, puesto que hablan de la naturaleza humana, su comportamiento y sus incongruencias. En el cuento, “La hormiga Haragana”, el escritor nos muestra de una forma sencilla como el quehacer humano es a la vez dignificante y funcional, es decir, que por el simple hecho de trabajar, el individuo adquiere sentido. Yo me pregunto, hasta dónde nos podría ayudar la lectura a recordar que son nuestras decisiones las causantes de nuestro devenir y no las emociones las que forjan un futuro… o nuestro el presente…

Anuncios

One Comment

  1. No conocía éste autor. Humanizar animales en el siglo pasado, a principios, no era común ni bien visto. Me recordaste a Gandalf, en El Señor de los Anillos, que le decía a Frodo: Nosotros no decidimos el destino, sólo podemos decidir qué hacer con el tiempo que se nos da.

    Un saludo!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s