Seres mágicos del Nuevo Reino de León

cerro de la sillaVeo en la sociedad un entramado de intenciones, deseos e impulsos individuales. Mientras más personas la conforman incrementa también la cantidad de veces que se enfrentan entre las voluntades humanas. No es una guerra, ni tampoco un baile armonioso, más bien me recuerda un libro de cuentos…

Con dificultad entendí que un cuento es el choque entre dos fuerzas, un conflicto, a veces mental, físico o mágico; trataba de hacer eso en papel con una historia y en el taller donde lo practicaba mis compañeros no lo veían y eso me frustraba; al tiempo entendí que hacía falta leer ese tipo de literatura, la verdad tenía pocos libros de cuento. Me encontré con Antonio Ramos Revillas, un escritor regiomontano que utiliza la historia regional para ambientar sus narraciones y eso me gusto, poco a poco he ido buscando su trabajo, algunos ya los he reseñado aquí (“El cantante de muerto” y “El norteño mágico”).

Los cuentos son de la literatura lo más difícil de escribir por su carácter contundente y corto; más si le sumamos que llamar la atención de los niños no es nada fácil, parece que éste escritor gusta de grandes retos. En su libro “Seres mágicos del Nuevo Reino de León” reúne cuatro narrativas donde los personajes son niños del ayer que muestran como espejos interrogantes del hoy. Las palabras juegan en la imaginación del lector acompañadas de ilustraciones que bien aderezan la historia. “Los comepiés”, “¿Vuelas,verdad? y “El teleférico del tiempo” son cuentos sencillos que el adulto puede identificar como propios; para mi, el cuento final titulado “Los fantasmas de la Alameda” tiene un gran valor humano que bien puede entrar a cualquier edad, lugar y circunstancia. Creo que los libros de cuentos son constantes choques que narran el quehacer humano, termina uno y empieza otro muy diferente pero que está relacionado en un mínimo algo con el cuento anterior, se pudieran leer desde el principio o de manera alternativa, de cualquier forma la “cepa” del escritor se percibirá con facilidad, así las ciudades cargan con una historia común para sus habitantes que aunque la ignoren no son ajenos a ella puesto que ya se sabe que la voluntad individual humana sufre mucha influencia ante la de las masas; el individuo conforma la masa y la masa al mismo tiempo lo forja, un ciclo de desarrollo, el ciclo de vida; como los libros de cuentos… o quizá no, pero me parece que es una buena idea para compartir, para seguir leyendo y por supuesto continuar escribiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s