El eneagrama de la sociedad

El libro del que les voy a hablar, lo compre en mi Luna de miel. Con todas las emociones repiqueteando mi cuerpo, apenas si entendía mis ideas, me sentía en un avión gigante que recién despegaba del suelo a un rumbo incierto.

En ese entonces había terminado un periodo de cuatro años de terapia psicológica difícil, productiva y reveladora. Digamos que tome “el timón” de mi vida con un poco más de convicción. Lo hice en algunas ocasiones con herramientas muy singulares, una de ellas me enamoro y he tratado de no perderle la pista: el eneagrama.

Al parecer, este “sistema”, fue traído al continente americano por George Gurdjieff; luego ha pasado a ser como un recipiente en donde diversas disciplinas han vertido algunos otros “condimentos” de tal manera que hoy es un “platillo muy nutrido”. Entre los personajes que salen a relucir como aportadores o divulgadores se encuentra el chileno, Claudio Naranjo, un terapeuta que por fortuna ha desarrollado sus aportaciones en texto, lo aclaro porque no todos lo han hecho, el mismo Gurdjieff al parecer pensaba que esta herramienta se aprovechaba si se vivía de manera experimental. Paseando por una de tantas librerías me encontré: “El eneagrama de la sociedad. Males del mundo, males del alma”, de Naranjo, recordé el nombre y lo compre. Luego, lo deje en el “horno”; una caja donde guardo los libros hasta que los agarro para leerlos; pienso que hay ejemplares listos para consumirlos, otros que se compran crudos y hay que “hornearlos”, este fue uno y vaya que si lo necesitaba…

7046349569_5a75738b5bNo es un libro difícil, para nada, tiene citas de otros autores, algunas incorporaciones de otros trabajos y tal vez eso confunda al lector, pero en definitiva enriquece mucho la lectura, el tema o el contexto. Por ser un tema de autoexploración personal, hay pedazos muy directos que pueden ser un poco difíciles de digerir. Podría decir que el eneagrama es una herramienta que refleja los puntos ciegos en la personalidad del individuo de manera agresiva o negativa, algo así, como cuando el doctor para percibir la gravedad de un dolor presiona justo donde este aparece, (ja ja ja es chistoso ¿no?). El mismo autor reconoce que este sistema puede ser criticado por ello, pero establece algunos argumentos muy sólidos que bien valdría la pena no estropearlos con mis palabras; no es fácil conocerse a sí mismo, ni siquiera iniciar la aventura.

Luego de pasar por cada una de las nueve personalidades de forma breve pero directa y algo “caricaturesca”, pasa a proyectar todo esto de manera social, aquí es donde el libro toma un color diferente y muy interesante. Con la misma línea de aportar comentarios de otros libros y autores, la descripción pasa a ser un ensayo de la sociedad. Y tal vez fue por esa razón que el libro estuvo tanto tiempo en mis manos, pues, hay cosas que se leen pero que tardan tiempo en acomodarse en el cuerpo, quizá se satura mi cerebrillo. Sería muy grato compartir esta lectura con ustedes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s