El ABC para rejuvenecer

Caballeros: ¿Se imaginan en medio de un certamen de belleza? Tras bambalinas, chicas corriendo de un lado al otro, algunas retocando el maquillaje otras ensayando el modelaje. Desde ese día entendí que el arte de la belleza es mucho más que caras bonitas… imagínense con un minuto del final de un partido de Super Bowl a dos yardas de la zona de anotación y el balón en las manos frente a un equipo de mastodontes que intentan detenerte… Más o menos así está la cosa…

3248806855_066b84d037_oEsa experiencia la tuve en la facultad y no constan de un solo día. De hecho, desde que aparecen las convocatorias y las chicas de inscriben o son inscritas por compañeros de clase, inicia un programa de actividades complicadas y agendadas. Las damas se reúnen por los organizadores, se conocen y conviven. Las instruyen. Todo con la presión de tareas, promedios y cátedras, es importante mantener buenas notas. Se les ve cansadas pero emocionadas y contagian esa pasión. Un día en el coche, sintonice la radio y hablaban Lupita Jones, flamante mujer que represento a México en certámenes internacionales y a Diego Di Marco hablando de la belleza interior del cuerpo y no hablaban de los sentimientos de “paz mundial”, se referían al armonizo funcionamiento de los aparatos orgánicos del sistema humano. “El ABC para rejuvenecer” es el libro que estaban promocionando. El segundo, al parecer ya tienen otro en librerías. Con programas de dietas, tips, ejercicios o entrevistas, ambos ponen al alcance del público en general, información de cómo funciona nuestro organismo. Sentencian que la base de toda buena salud es la comida y el descanso. Hablan de un interesante método de desintoxicación y eso me llamo mucho la atención. Dicen, la mayoría de las enfermedades se deben a nuestros hábitos alimenticios, como una forma de señales de alerta que envía nuestro cuerpo para avisarnos que algo no está en orden. Definitivamente, si atención le ponemos a las señales de los vehículos en el tablero, bueno, nuestro cuerpo llevaría prioridad, ¿no?

Un libro escrito por la primera Miss Universo de México, honestamente, no me hubiera animado a comprarlo, sin aquella laboriosa participación en mis años estudiantiles. Las apariencias no engañan, son el reflejo de lo que llevamos dentro. En cambio, la belleza si es subjetiva, a mi me pareció bello cuanto escribieron, existirá quienes no sientan lo mismo… pero eso no demerita el gran valor, trabajo y pasión… eso también es bello.

Sushi

¿A quién le gusta el sushi? Lo pregunto porque en “gustos se rompen géneros”. En centrito Valle, un lugar ampliamente conocido en la región por su vida nocturna de discotecas y restaurantes, se encuentra un pequeño puestecillo de sushi. La magia es que lo preparan todo frente a tus ojos y paladar.

9087158722_33297df7b0_bInspirado por el diestro cocinero, me embarque en la aventura de conocer al menos un poco de ese suculento platillo. Y lo mejor que se me ocurrió fue buscar un libro que hablara de sushi y lo encentré. James Goodman escribió un pequeño libro y lo título: Sushi (quizá por esa razón no me fue difícil encontrarlo), en el habla de los orígenes del platillo, beneficios para la salud y formas en las que se preparan las versiones más populares de este singular alimento. Aquí se remonta al siglo II de nuestra era en china, donde se utilizaba el arroz como parte de un proceso de preparación para  el pescado, nada más. Con el paso del tiempo, éste también paso a formar parte del platillo. Ha evolucionado desde entonces en muchos aspectos, por ejemplo la forma de presentarse ante la sociedad, la manera de consumirlo y los lugares donde se podía encontrar, se puede decir que era un alimento “del pueblo y para el pueblo” y hoy lo podemos encontrar en restaurantes de etiqueta. Se recomienda acompañarlo con una  bebida, ya sea té verde, sake, cerveza o vino blanco, pera la verdad es que uno puede disfrutarlo con lo que quiera, yo pedí una soda bien fría y me supo delicioso, de hecho, me anime a prepararlo y una noche intente hacer el platillo. Con todos los ingredientes seleccionados y listos, puse “manos a la obra”. Nervioso y emocionado seguí los pasos de las recetas y en algunos aspectos que no entendía fui improvisando. No fue sencillo ni encontrar los utensilios ni el proceso de elaboración, pero esto fue más por mi expectación que por otra cosa, porque hoy en día en cualquier súper mercado se encuentra todo a la mano y de la receta, quien este habituado a la cocina, se dará cuenta que no es tan complejo prepararlo. Yo no lo estoy, así que… pero bueno, al final frente a mis rollos primogénitos de sushi, pase a servirlos a la mesa… allí reafirme que el amor de la familia no tiene límites, pues supuestamente a todos les encanto, claro que también todos tuvieron aportaciones: “le falto mas pescado”, “este salió muy grande” o “poco a poco agarraras mas practica Marcos”… pero les encanto…

Pienso que la cocina y los alimentos son un punto de comunión muy básico, ancestral y emotivo en el ser humano. Creo que vale la pena dedicarle un poco de atención personal. Tal vez con la lectura pasa algo similar, porque son actividades tan añejas en la humanidad que nos conectan con algo muy sencillo, intimo y ambos, nos brindan… vitalidad.

Adelgazar en masculino

Lunes, 02 de enero de 2014

Santa Catarina, N.L., por Marcos Nahum.

Tome un ejemplar del librero al azar antes de partir al trabajo. Al sentarme en la oficina cambie el calendario y vi mis actividades pendientes para comenzar el año y el día laboral; justo en ese momento percibí un ligero, sutil y suave apretón entre mi barriga y mi escritorio… ¡uf! Creo que estuvieron muy buenas esas últimas quesadillas…  y las tortas de pierna de cerdo, el puré de papa, el espagueti, los buñuelos, el mufin de chocolate, los pasteles,  el menudo, la carne asada, las cervezas, el vino tinto, el pavo relleno, bla, bla y recontra bla…

Marie Belouze-Storm y Arnaud Cocaul, escribieron un libro con el título: Adelgazar en Masculino. En el hablan, primeramente de algo así como el recuento de los daños. Desde allí empieza una lectura muy entretenida, interesante y didáctica. Con un lenguaje sereno y muy ligero abordan el difícil tema de la salud alimenticia y en el particular caso de su relación con los hombres. El libro que está editado por la editorial de los diccionarios Larousse me gusto mucho, porque aporta datos, estadísticas, definiciones y consejos prácticos para llevar en la vida diaria. Además, intenta darle una perspectiva masculina en relación a varios tabús o etiquetas como la aversión a cuidar el peso y la estética en los varones, cosa muy generalizada pero que entraría a discusión claramente.  Sin embargo, en lo personal, lo más llamativo fue que no se abordan dietas como tema central sino un conocimiento global de las consecuencias productivas y negativas de algunos hábitos alimenticios, así como del consumo de determinadas comidas. Algo así como decir, si consumes esto,  esto sucede por tal motivo. Y bueno, eso deja un gran margen a la libertad de cada quien con pleno conocimiento de las consecuencias. Uno elige.

Me parece chistoso como el azar en ocasiones parece jugar ciertas bromas, al menos a mi me pareció gracioso comentar este libro justo hoy que veo las consecuencias de: las quesadillas, las tortas de cerdo, el puré de papa, el espagueti, los buñuelos, el mufin de chocolate, los pasteles,  el menudo, la carne asada, las cervezas, el vino tinto, el pavo relleno, bla, bla y recontra bla…