No 101. Las piramides de México

27786506882_0a436c7b55El ser humano se ha adaptado a cambios casi increíbles, tanto como las historias en referencia a la resistencia al cambio. Nos movemos con mucha facilidad y nos aferramos de igual manera. Anterior a las redes sociales, un formato de mucho manejo en la lectura eran los periódicos y las revistas, hoy les hablare de una.

En el blog, mi objetivo es compartir lo que he leído, contactar con lectores y disfrutar el placer de escribir. Los libros son un material que me ayuda para ésto puesto que se pueden conseguir en librerías, tiendas o hasta en la misma red; he tenido la grandiosa bendición de ser receptor de algunos trabajos que me han prestado o regalado amigos que han dado con la gran aventura de escribir, no todos son esfuerzos de publicación, más bien solo por el gusto de escribir, aquí no los reseño aun porque me detiene la idea de que no podría ofrecerlos como una invitación al público y que algunos otros, sus autores me han pedido discreción.

Las revistas también tienen ciertas ventajas. Además de que son relativamente económicas (debo mencionar que algunas más bien parecen libros caros, enormes y sobre-nutritivos jajaja), de fácil acceso, puesto que las hay en muchas tiendas, por suscripción y en la Internet; sin dejar de mencionar quizá lo mejor, es un compendio de temas, autores y puntos de vista con un eje central pero no en todo homólogos, eso me parece delicioso. Algunas, hasta colocan al final de cada artículo un mini curriculum del autor y textos de sugerencia para conocer más acerca del asunto tratado, una verdadera maravilla, tal es el caso de la revista mensual: “Arqueología Mexicana”. Que en su número 101 (ene-feb 2010) titularon: “Las pirámides de México”.

IMG_20160629_121248220La portada es bellísima con simulación de trazos a lápiz del cuadrante de un asentamiento pre-cortesiano, eso para empezar. El contenido es variado y narrado de tal forma que no se necesitan conocimientos previos, lo cual es fenomenal para cualquier tipo de público, y para los especialistas, nunca está de más ver las noticias del tema. Describen lo que se sabe en cuanto a la forma de construcción, algo que sirve para aclarar que el término pirámide quizá no es el correcto, más bien el de basamentos, o sea, “placas” que se fueron superponiendo una encima de otra de tal modo que toma su aspecto de construcciones escalonadas. Se conoce, en su mayoría eran grandes templos que daban vida a sus rituales, creencias y estilos de vida, por ejemplo, al dar la similitud de grandes cerros que por un lado nace, asciende y del otro muere el sol, elemento vital para comprender la cultura; así también, representan el “útero de la tierra” de donde nacen todas cosas, que en su contra parte, de igual forma simboliza el “foso mortuorio” donde va a parar todo lo nacido; dioses y humanos, ascensión y descenso, vida y muerte

Disfrute mucho de su lectura, que por su versatilidad se me facilita darle una “ojeada” a un articulo en especifico de vez en cuando, cosa que me complica mantenerla en buen estado, pero lo intento. De hecho, les confieso que por allí me encontré una cosa que tiene la función de guardar revistas, está muy “mono” para tenerlo en mi biblioteca, sigo cazando el momento de comprarlo para mis ejemplares. Para aquellos que gusten, el ejemplar se puede conseguir en revisterías y si no las hay seguro allí mismo pueden decirles cómo contactar a los editores para su venta, cosa que con la red no es nada complicado.

Anuncios

El Valor de nuestras plantas

14404709449_fcf080d934Tomé calma para leer este libro. Con una encuadernación muy agradable en pasta dura, imágenes en el interior y algunas ilustraciones en diversas técnicas de pintura, éste ejemplar me pareció delicioso; me confirmó que el amor está estrechamente vinculado con el conocimiento.

Resulta que el estado de Nuevo León, a través de la Secretaría de Educación sacaron a la luz un libro que habla sobre la vegetación de la región. Lo que le puso un sabor sumamente interesante es que no solo es un catálogo “básico” de árboles, flores y matorrales comunes por estos lados sino que involucró algunas leyendas en las que interviene la flora, y como punto extraordinario, algunos trabajos en pintura realizado por alumnos de las escuelas del estado. O sea, un trabajo en conjunto, sociedad y gobierno, mejor aun, los niños, la esperanza de cualquier sociedad. El libro se titula: “El Valor de nuestras plantas” de Glafiro Alanis Flores.

Creo en la crítica como una herramienta para el desarrollo social, no como una forma de vida, en lo personal me consume mucha energía. Un libro, pienso, no solo es la historia que narra, ni las palabras que contiene, es eso y mucho más, depende, podría decir, de la capacidad del lector para percibir lo que tiene en sus manos, así pues se me ocurre decir el contexto en que fue escrito, la vida misma del escritor, el impacto en la sociedad, etc. Claro, también está el talento que vertió en él su autor, más todos los esfuerzos que realizó para llevar su trabajo al fin.

IMG_20160620_103046677Mientras leía y veía las imágenes, en las calles, montes baldíos o parques trataba de reconocer algunas de las especies descritas, ganas me dieron de conocer algunos de los municipios que eran mencionados en los mitos y me cautivo mi propio jardín a conocerlo un poco más. Me sentí rodeado de algo vivo, la última página, como muchos otros libros fue una mezcla entre el dulzor de terminar una lectura y el amargor de despedirme de alguien que me acompañó por un tiempo. ¿qué fue lo que hizo tan especial mi lectura?, ¿es un libro tan bueno? ¿para que rayos me pregunto estas cosas?, No lo sé. Lo que si entendí es que en la medida en que alguien de manera honesta y con el temple tranquilo se interesa por algo o alguien comienza a sentir empatía, tal vez debería decirlo en primera persona, pues eso me paso a mi. Me parece que el amor germina en conocer lo que nos rodea, esto a su vez da amor, un círculo que se auto regenera. Pasa en las familias, con las mascotas, hasta con los pasatiempos. El interés es vital para crecer como sociedad y de manera individual, eso da libertad. Me imagine por un momento a maestros, alumnos y personas del estado trabajando en común, cada uno con sus propios intereses y limitantes, contactando. Quizá sea la lectura, los libros o la vegetación una primera buena excusa para hacer diálogo en una sociedad que parece ser está cada vez más desconectada entre sí por tanto medio de comunicación, una ironía que si no da risa, si es deprimente. Por fortuna, como en los libros, siempre hay oportunidad de dar vuelta a la página.

Las fotos que hicieron Historia

26464474871_8d2d99efc6Parece que se me esfumó el gusto por leer y escribir. Hacía muchos años que no pasaba tantos meses sin un libro en las manos… escribir y publicar es otra cosa, quizá un poco más entendible su ausencia, pero…

Se percibe el olor a tierra mojada, y es que como en tiempos de sequía, al llegar ese olor a la nariz se estira la sonrisa en el rostro. Termino un libro brutal y sencillo, algo así como un almanaque de históricas fotografías o que la muestran y recogen, titulado: Las fotos que hicieron Historia .1900-2011, de Fernando García Cortázar. Lo he disfrutado muchísimo.

Recuerdo que en mi infancia quede impactado con unos viejos ejemplares de foto reportajes, por desgracia incompletos. La belleza de la imagen y la historia narrada se impregna en la memoria. La imagen es una cotidianidad hoy en día, manejada y manejable, pero por eso mismo se puede entender que no cualquiera tiene arte en esa fotografía, hay algunas de que dicen más.

Al ver ese tipo de imágenes reunidas en este libro la relación entre odio y amor por lo humano me deja muchas preguntas en la cabeza y en los dedos, pero más, una sensación de amor por la esperanza. Si, el miedo me impulsa.

IMG_20160505_074928206Compre el libro hace algunos años, es grande y no sé si quepa en mi librero, tenía muchas ganas de tener un libro así, espero no sea el último. La fragilidad de la vida es increíble, como la vida misma, en patente contradicción con lo letal del accionar humano, individual y colectivo. Las palabras no me faltan, más bien, no las tengo para expresar el misterio de la vida humana en su historia.

Compartir, es un encuentro de libertades. Contactar, de voluntades. Gratamente les recomiendo su lectura. Que gusto volver a terminar un libro y reseñarlo cuando lo finalizo. ¡Que tengan bonita noche!

La presidencia imperial

IMG_20160122_135749148Ayer terminé de leer un libro de más de seiscientas hojas, comprimido en una letra diminuta. Suficiente para dejarlo arrumbado algo de tiempo. Pero no fue así. Me decidí a utilizar todo mi tiempo disponible de lectura para sacarle jugo y no invertirle los 6 meses que calcule… Lo termine en poco más de semana.

El mismo texto me mantenía pegado a él. “La presidencia imperial” del historiador Enrique Krauze. El trabajo de documentación política sobre los sexenios presidenciales de Manuel Ávila Camacho hasta Carlos Salinas de Gortari. Una mezcla de biografía, reportaje y ensayo. Conforme me lo iba “devorando”, más me apasionaba. Quizá por poner a la luz rasgos personales de individuos que le dieron flujo a la vida de muchas personas, ¡todo un país por lo menos!; tal vez, por la descripción “gráfica” del sistema político que se fue conformando, desarrollando y por último despedazando a lo largo de los años, o quien sabe, por la simple curiosidad de la historia.

Me apoye en documentales de la editorial Clío, que están basados precisamente en este trabajo. Así, esos momentos en que tenía que dejar el libro para seguir mis actividades naturales del día, se me nacía un grito sordo, muestra clara que en verdad estaba disfrutando la lectura, no quería dejar de leer.

IMG_2001La frase de que México tiene una historia muy nutrida no es desconocida, cada festividad civil se escucha donde sea. Bien, pues por mucho que se repita no pasará más allá de un simple cliché, mientras no se beba de ella. Y, ¿para qué?, sinceramente no lo sé. Yo tengo mis razones: curiosidad, entender las costumbres actuales, morbo, sentido de filiación o desmitificación de personajes de piedra nacional, pero la que más me aflora es porque es mía; se vuelve mía al vivir dentro del espacio donde se desenvuelve.

Lo disfruté de principio a fin, al parecer es el tercer tomo de un trabajo de tres, como una trilogía. Seguro buscaré los próximos, espero tener vida para comérmelos enteritos y claro, compartirlos en éste espacio, u otro, pues si de algo estoy seguro y éste texto lo confirma es que el futuro tiene mil posibilidades, la vida es quien lo escribe.

Ansió toparme gente que haya tenido la oportunidad de conocerlo, creo que seria muy agradable compartir puntos de vista, aun y si no les gusto, eso es lo de menos, la sola coincidencia es gratificante; opinar y comentar, ese contacto es un placer enorme. Sería sencillo, el texto se encuentra en cualquier librería y aunque no es económico, tampoco es caro. Está escrito de una manera muy fluida y aquellas palabras con poco uso cotidiano bien valdría apoyarnos en un diccionario, para nada aderezan o empalagan la lectura, solo eran necesarias.

Creo que muchas de las “incoincidencias” que pasamos hoy en día, se explican con el pasado. De las opciones que tenemos para tener puentes de diálogo, algunas ya las hicimos y no funcionaron, otras sí. Sería inteligente conocerlas y no repetir o empeorar las consecuencias o valorar lo bien hecho. Nuestra vida y las siguientes generaciones, no solo lo verán, sino que lo vivirán.

Moctezuma Xocoyotzin

IMG_20160107_074057553Hace poco les hable de los dos últimos libros que leí el año pasado, quedé sorprendido porque no soy particularmente ágil para leer, y no es que ya lo sea, si no que aproveche los días feriados, me clave en las horas de la noche y dure un poco más en el baño (¡fuchi!, ¿verdad?). Curiosamente, así, en la madrugada termine este libro épico de la historia prehispánica del anáhuac.

El libro se titula, “Moctezuma Xocoyotzin. Entre la Espada y la Cruz”. Lo anoté en mis lista de regalos de navidad, mi hermana Andrea me lo regalo. Desde el comienzo la historia envuelve, algo que ya me imaginaba puesto que el autor del libro no me era desconocido: Antonio Guadarrama Collado (en este blog he reseñado una trilogía que más o menos me permitió conocer su trabajo). Hace tiempo, él emprendió una tarea monumental y harto interesante, resulta que está “novelizando” la historia de los Tlatoque, plural de Tlatoani, terminó con el que se refieren a los gobernantes en la lengua náhuatl. Para esta entrega de la colección, toma a Motecuzoma Xocoyotzin, aquel que enfrentó el arribo de la gente europea. Haciendo acotaciones de nomenclatura, versiones encontradas y enredando ficción con realidad el libro me obligaba casi a mantenerme despierto y seguir leyendo. Los capítulos se intercalan entre distintos tiempos de presente, pasado y futuro en la vida del Tlatoani en voces también variadas: en primera persona, un narrador desconocido y otro más absoluto. De por sí la historia es nutrida la forma de contarla me cautivo.

Templo Mayor : Cabeza de SerpienteNo se necesita tener muchos conocimientos para abordar éste libro, al contrario creo que cualquier persona puede encontrarlo agradable, y si por allí ya conoce algo seguro le sacará más jugo. Prácticamente se encuentra en cualquier librería junto con los otros tomos que forman la colección, espero más adelante darme el tiempo para hablarles también un poco.

Para mí lo más interesante de éste texto, fue la manera en que se observa a este personaje que suscita mucha polémica. Fue un gobernante religioso, militar y admirado que ante el choque de culturas tan diferentes parece la historia popular le ha cobrado muy caro el no salir avante en esa crisis, algo que a primera vista resulta lógico, sin embargo, ésta novela nos ayuda a situarnos en un ángulo, digamos, a ras de piso, donde las dudas son más reales, hoy conocemos el alcance de la caída de México-Tenochtitlan, pero en ese entonces y con la información tan escasa, quizá merezca una nueva posición, por lo menos para considerar el verdadero lugar en la historia de este enigmático personaje. Tal vez por esa razón, el libro sea tan cautivador, como una cuña puesta en el lugar indicado para remover algunas cosas que al estar tan profundas y trilladas han perdido valor. Quizá sea tiempo de ver la historia de México un poco retirados de la perspectiva de buenos y malos, para encontrar a los corazones humanos que han forjado la historia de la que aquí y ahora nosotros somos los protagonistas.

Los de abajo

IMG_20150724_165346“Si hay días que nada el pato, hay días que ni agua bebe”. Esa frase, ya para terminar el libro me taladro la mente, lo sentí como un epitafio a una novela desgarradora, humana e increíblemente muy bien lograda.

De los acontecimientos de la revolución, no podría decir que son de los más escritos en México, pero quizá sí de los que más he leído. En este justo momento me pregunto el por qué. Y para no quedarme con la duda ni dejarlos en ascuas me respondo con sinceridad, prontitud y lo más austero posible: el dramatismo de esos momentos me parece brutal, eso me envuelve.

Mariano Azuela escribió “Los de Abajo”, donde Demetrio Macías aparece como personaje principal. Junto a su ejército cortan del país entre batallas, campamentos y el sol polvoriento que les quema las ropas. Sin duda, Luis Cervantes llama la atención por ser algo así como la otra cara de la moneda del “General Macías”, dos personajes que se complementan para mostrar el cáos, la tragedia y el sinsentido de una guerra. La forma en que se narra la historia es una mezcla de voces propias de los acontecimientos y otra más o menos cercana que le da coherencia a los hechos, sinceramente, dilataba mi imaginación. En mi opinión, no hay nada más valioso que la vida y entre esas líneas me pregunté muchas veces si el ser humano la valora tal cual…

11039896986_86ece1309fMe parece que es un texto necesario en la lectura mexicana sino por la historia, la literatura o el tema, si por su manera de mostrar a la humanidad con las manos armadas. Por algo lo llaman el libro de la revolución.

Un pequeño texto que demuestra que no se necesita de florituras, palabras rimbombantes ni adornos extravagantes, que lo importante en un libro es tener algo que contar, tan sencillo como eso.

Dicen que la vida es una ruleta, en ocasiones te va bien en otras mal, esa frase que me taladraba, creo se refería a eso, sin embargo, tengo la plena certeza que una guerra armada no encaja allí, porque una guerra mata, destruye, roba… una guerra no es “irnos mal”, porque eso pasa en vida, en la guerra no hay vida, es aniquilación total… y nada nos asegura que queden sobrevivientes.

Aura

IMG_20150714_134749Odio las películas de terror. Caray, hasta la película más mala me quita el sueño por las noches, lo de menos es mientras veo la historia, casi, casi me dan risa los efectos especial o la mismísima trama pero, por las noches todo es total, absoluta y perpendicularmente diferente…

Quizá por ello los libros de terror no me atraen tanto, pienso que las películas ofrecen una batalla directa, múltiple y total a los sentidos, tal vez los libros de ese género ante tamaño arsenal se encuentren en desventaja, pero, ¡oh!, vaya error pensar así. Con la intención de seguir conociendo el inmenso material de escritores mexicanos me acerque a “Aura” de Carlos Fuentes, un personaje muy singular de la historia mexicana, a quien se le recuerda como un excelente escritor, intelectual y diplomático. No siempre tuve gratas impresiones de su persona en especial cuando en televisión le escuche decir que difícilmente un gobierno encabezado por un partido habituado a la oposición logrará gobernar con buenos dividendos, y no es que yo fuera un agremiado a dicho partido, sólo que en la efervescencia de mi juventud y ante tamaña oportunidad de cambiar las cosas en el país, ese comentario me pareció fuera de foco y hasta con un sabor agrio y pesimista, por desgracia al parecer tenía razón. Pero eso lo decía con conocimiento de causa pues recuerdo que sus argumentos giraban en cosas que después sucedieron, todo ello debido a su capacidad de raciocinio quizá, a su experiencia en la diplomacia y al círculo de personalidades con quien se rodeó desde muy pequeño. Bueno, pues al tiempo la curiosidad por su trabajo creció en mi. No fueron pocos y muy variadas personas quienes me recomendaban alguno de sus muchos textos.

5307908969_3c8efe20f8Aura es la historia de una bella mujer encargada del cuidado de una anciana “acuartelada” en una antigua casona del centro del país. Felipe su “infortunado” enamorado. La historia está escrita de una manera muy especial que no pienso describir para no entorpecer la lectura, lo que sí puedo decir es que es corta, detallada y muy impactante. Cada rincón de la casona genera suspenso y algo más… el final para mi fue una oportunidad de imaginación personal.

La calidad de la historia es innegable y muy apropiada para quienes comienzan el gusto por la letras, quienes ya tengan un amor entrañable por ellas seguro les parecerá muy nutritiva, así es la lectura, mientras más consumes, más se disfruta. Dicho así, pues, ya tengo ganas de comer…