Los límites del amor

¿Si hay amor, no necesitas nada más?, ¿el verdadero amor es incondicional?, otra más ¿el amor es eterno?…

No tengo ni la mínima intención de contestar alguna de estas preguntas; tampoco pienso rebatir ningún punto de vista. Lo que sí me atrevo a decir y quizá a gritar es: !Son preguntas necesarias y que se tienen que hacer!, por lo menos a las personas que les interese vivir en pareja.

13490031813_ff0af472afSer coherentes a las respuestas es sumamente complicado, sean las respuestas que sean; en ocasiones implica hacer sacrificios o hacer pequeños esfuerzos, repito en ocasiones, y no siempre vemos todo eso. No domino el tema y ni falta que hace porque para eso hay especialistas, escritores y libros. Walter Risso es un psicólogo especialista en terapia cognitiva, algo así como alguien que observa los problemas mentales. Ha escrito varios libros sobre el tema, hoy les propongo “Los límites del amor. Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy”. El simple título describe el contenido del mismo. Cuando me recomendaron su lectura atravesaba por una época donde no daba pies con bola, como dicen. No solo me “echo una mano” a recuperar algo de equilibrio emocional, sino que me ayudo a ver que en ocasiones los problemas en pareja no son por la pareja misma, más bien que son síntomas de complicaciones de los individuos. Por muy nutritivo que sea un caldo, ¿Cómo saldría si las verduras ya muestran deterioro antes de su elaboración?. Pues bien, el libro habla de algunos detalles que podrían darnos luz para esos síntomas. Allí, en ese momento, comencé a trabajar, por decirlo de una forma, sobre esas cosas que me estaban pudriendo antes de tener una relación. De hecho, las sigo trabajando, pero por lo menos, ya no las machaco con mi pareja y eso, solo eso, mejoró sustancialmente mi vida personal.

¿Hasta dónde una persona esta preparada para tener una relación? Dudo que exista una respuesta adecuada, más bien, cada quien elige lo que quiere en su vida, de una cosa sí estoy seguro, la lectura de estos temas nos permiten ser más conscientes y coherentes con nuestras decisiones. Yo espero, que algún día sirva este blog como pretexto para compartir impresiones, dialogar me parece un ejercicio muy nutritivo y divertido.

Anuncios

Construir el amor

Mientras veía bailar a mi hermana en su fiesta de bodas muchas sensaciones “revoloteaban” en mi estomago. Una “bola como de algo” se expandía en mi pecho. Según ella estaba seduciendo a su ahora esposo, pero su risa, sus movimientos y sobre todo su gestos traviesos nos arrancaban carcajadas a todos… sobre todo a él…

11769340086_4ba0015ac5Recordé, los bellos momentos que pasamos juntos, ella y yo de niños, muy niños; cuando el amor es una forma de vida y no una palabra. Curiosamente, he terminado de leer un libro que, creo, me ayudó a sensibilizarme en un momento tan trascendental de la vida: “Construir el amor. Etapas, crisis y sentimientos” de José Pedro Manglano.

¿Un libro? sí… un compendio de razones reunidas, desmenuzadas y hasta cantadas de cómo toca al ser humano el amor. De cómo esta sencilla palabra tan repetida encaja un momento casi, casi inexplicable. Hay quienes dicen que la palabra queda corta y algunos otros que es un invento o a lo mucho una mezcla de reacciones bioquímicas en nuestro organismo. Pues bueno, este libro explica de manera sencilla que ambas interpretaciones son reales, ciertas y complementarias. No es el tipo de libro que yo tomaría para comprarlo, pero lo hice para mi esposa, pues se lo recomendaron a ella, ¡perooo! durante mucho tiempo no lo encontramos a la venta, me lo topé y se me hizo fácil empezar a leerlo, y fue una aventura deliciosa. Seguramente hay mejores libros tratando el tema, y claro que también peores sin embargo éste me gustó. Tengo ansias, en esperar a que mi esposa lo lea y compartamos lo allí escrito. Sea, cuando sea, sé que lo compartiremos y que lo disfrutaremos. Lo sé porque el amor es algo que hemos decidido vivir ella y yo. Y la verdad, no ha sido fácil, la mayoría de las ocasiones me pasa por la mente que tal vez ella debería cambiar algunas cosas, por decir lo menos. Al terminar de leer el libro, sigo pensando lo mismo (ja ja ja) empero, lo que si cambio fue algo que me hizo sentir muy bien, y es que es justamente en pareja como esas cosas que hay que ir aprendiendo para amar de una manera más fluida es como se aprende mejor, más claro y directo. No necesito ser genio ni conocerla a la perfección o ser adivino para tener la idea de que ella piensa lo mismo de mi, o al menos algo parecido… somos humanos…

De niños,mi hermana, me hizo reír a punto de querer orinar y yo también intente destornillarla de risa; verla feliz, después de tantos y tantos días, años, me recuerda porque decidí vivir una vida en matrimonio. Definitivamente, amar no es un sentimiento sino una decisión… y leer es una excelente forma para compartirla…

Jenny, que Dios los bendiga, me encantaría que contaran conmigo… siempre…