Antología de la revista ¿Cómo ves?

27244712163_431c336157Me parece, tendrían un poco de dificultad para conseguir éste ejemplar. Se trata de un compendio de artículos de divulgación científica. Valdría, sin duda, la pena hacer un poco de esfuerzo para encontrarlo, no solo por el contenido, sino porque es una capsula del tiempo, puesto que fue editada en aquel icónico año 2000.

Pertenece al acervo de la Biblioteca para la Actualización del Maestro, la cual no conocía de su existencia, menos que estaba a cargo de la Secretaria de Educación Publica, por supuesto que me da curiosidad y espero tener la oportunidad de encontrar algo más que algunas noticias al respecto, con la seguridad de que lo que encuentre, lo mencionare aquí, ya sean libros, revistas, paginas web, etc.

Resulta que de donde proceden los artículos es una revista mensual de la Universidad Nacional Autónoma de México, a la que no tengo el orgullo de pertenecer, que admiro mucho y solo la conozco de pasada y en domingo. Se encuentra con mucha facilidad en librerías o museos, seguro en centros culturales también. Tiene una peculiaridad muy interesante, los escritores cuidan de manera escrita, no solo transmitir datos comprobables, exactos y de actualidad, sino también, divertidos. Eso se nota desde la primera pagina.

IMG_20160713_123346082Me parece que la ciencia es sumamente divertida, solo la curiosidad de conocer algo en si ya es placentero, sin embargo, en algún punto del imaginario colectivo se le ha catalogado como algo rígido, lejano y monocromático (ja, ja, ja esta bien, de un solo color), no se diga a la gente que gira en torno, pero nada más lejos de la realidad, basta con ver un poco la vida de los científicos para darnos cuenta del drama, las implicaciones sociales y sorpresas que puede darnos la vida.

Con anterioridad he hablado de las bondades que tienen las revistas como material de lectura, el costo es otra de la ventajas y ahora que se pueden comprar y disfrutar en cualquier dispositivo móvil, bien valdría tener en cuenta este título por varios motivos: esta escrita en México lo que hace que trate temas que nos serian mas cómodos, cercanos y fáciles de digerir; otro, los textos están en español, por lo que los chistes no pierden su gracia al tener que traducirlos, ademas, estaríamos manejado cuestiones verificables, mundiales y sin sesgos tendenciosos, cosa que nos permitiría nutrir algo delicioso, el criterio propio.

Anuncios

La mamá de Kepler y otros asuntos científicos igual de apremiantes

Seguramente mi hermana Jenny y yo estábamos muy traviesos y mi madre, que andaba de buenas, saco su álbum de fotografías de recién casados, capturo nuestra atención de inmediato sin amedrentarnos con la chancla más veloz del universo. Mientras mamá nos mostraba las imágenes, nosotros nos divertíamos con la vestimenta o las formas de peinarse de ellos, de tíos o conocidos.7977304169_20daf632dd

Es increíble cómo los años pasan y las costumbres van evolucionando, cambiando radicalmente o hacen un giro como de retorno. Y no solo en la moda, si no en todo el quehacer humano, la ciencia, con toda su sobriedad, sus leyes inquebrantables o números fríos, no es la excepción. Hoy lo que conocemos como personas científicas, anteriormente se les denominaba como Filósofos Naturales. Estos, cuando descubrían o encontraban algo lo publicaban en forma de libros donde detallaban, desmenuzaban o describían sus observaciones. El lenguaje en el que escribían era el latín. No todos estaban a la altura de los conocimientos arduamente dilucidados, esto también ha cambiado. Si bien es cierto aun es muy difícil entender a los científicos, con todo y que escriban en muchas lenguas, existen personas que se apasionan con desarrollar la ciencia para todos aquellos que no estamos especializados. Sergio de Régules habla de esto en su libro: “La mamá de Kepler y otros asuntos científicos igual de apremiantes”. Y no solo eso, se da el lujo de usar un humor simpático, ligero y en ocasiones hilarante. Es un maestro en la UNAM y estoy convencido que su clases además de nutritivas deben ser muy divertidas.

Una de las fotos que más me dio risa fue ver a mi papá con un pantalón acampanado. En ese entonces, nosotros usábamos los pantalones inversamente proporcional: ajustados en la parte de la pantorrilla y bombachos en las caderas y piernas. Lo irónico es que en la facultad yo me pavoneaba utilizando la misma moda que mi padre, muchos años después. ¿Quién lo diría?…